Buscar

My Black Paradise

where I can be free…

Lo siento


Hay veces que, aún sabiendo lo que va a ocurrir, no puedes hacer nada para evitarlo. Lo ves venir, en tu interior, una voz grita “dios mío”. En un momento, unas décimas de segundo un ruido seco, desagradable, hueco… lo inunda todo y después silencio.Un silencio que recorre todo el asfalto. Un silencio que sólo es violado por el ruido del motor aún en marcha y los murmullos de la gente que lo ha presenciado todo.

Y tú absorta de todo la miras. Menos mal, está bien. Paras el motor, abres la puerta, sin prisas, sin nervios. Ella te dice que no puede abrir su puerta, que huele a quemado, que hay que salir de allí. Se la nota el miedo en sus ojos, pero no los haces caso, sales, miras el coche, la rueda trasera izquierda empotrada contra el bordillo. Temes lo peor mientras das la vuelta para mirar el lado siniestrado. 

Ahí está. La puerta derecha reventada, hundida, deformada. Sigues sin oír a nadie, sólo ruido y de repente, estallas en cólera.

El chico del otro coche se acerca a ti asustado sin dejar de repetir que él ha tenido la culpa. Tú le empiezas a gritar que por qué no mira por dónde va, que, en qué estaba pensando. Pero no escuchas lo que dice, sólo ves el golpe y en tu cabeza una y otra vez el momento del impacto, el silencio, el sonido estremecedor de la chapa abollándose.

Unas lágrimas van apareciendo en tus ojos. Pero no son unas lágrimas por el susto, no. Son lágrimas de rabia, de saber que si hubieras llegado a ese cruce tan sólo 5 segundos antes o 5 segundos más tarde, ese accidente no habría sucedido. Las intentas controlar pero decides abandonar y estallas y un río corre por tus mejillas. La policía ya ha llegado. El chico no para de echarse las culpas, es un gesto muy honesto de su parte, pero eso no quita de las consecuencias. ¿Cuánto pudo pasar, 15 min, 30? Cuando te quieres dar cuenta el policía ya se ha ido, el chico también y tú estás sentada sola esperando a la grúa porque ella también se ha ido. ¿ y por qué? porque en todo ese tiempo no la has prestado ni un minuto de ti, de apoyo, de consuelo, tal vez un abrazo, un beso en la mejilla, nada. Has estado tan obcecada en el coche, en el golpe, repasando fotograma a fotograma el accidente, barajando todas las posibilidades que podrían haber existido para evitarlo y todas las posibilidades que podrían haber hecho un siniestro mucho peor, que no te has dado cuenta de que el tiempo pasaba y que ella estaba experimentado por primera vez las mismas sensaciones que tú o incluso más porque al fin de al cabo no fue tu puerta la que recibió el golpe, no fue tu arbaig el que saltó…fue el suyo.

Y si de algo te alegras es de que no la pasara nada, que estuviera bien, que saliese por su propio pie del coche. Aunque hubieras preferido mil veces que no hubiera montado en el coche ese día, en ese momento.

Y sabes perfectamente que nunca te perdonarás que tuviera que vivir algo tan desagradable como eso por tu culpa.

Lo siento

Anuncios

5 segundos


Si hubiera salido cinco segundos más tarde. 

Si ella hubiera llegado cinco segundos más tarde.

Si nos hubiéramos quedado hablando cinco segundos más, un beso, una caricia, un suspiro.

Si me hubiera parado cinco segundos más en el cruce anterior.

 

Las horas


– La vida de una mujer en un sólo día. Sólo un día. Y en ese día, todas su vida.

– Siempre organizando fiestas para disimular el vacío

– Escribir acerca de todo. De nuestros sentimientos, los tuyos, los míos, de la historia que hay detrás de lo que habíamos sido.

– ¿ Te enfadarías si muriera?

– En este día se hace evidente su destino

– Va a montar una fiesta para aparentar que está bien, pero no lo está

– Lo más irónico es que tengo todo menos lo que más deseo

– ¿ Qué pasa cuando morimos? Que regresamos al lugar de donde vinimos

– Mirar la vida a la cara, siempre hay que mirarla a la cara y conocerla por lo que es. Así podrás conocerla, querela por lo que es y luego guardarla dentro

– Guardaré los años que compartimos, guardaré esos años siempre y el amor siempre y las horas

Batman Returns: el caballero oscuro


– Esto es lo que pasa cuando una fuerza imparable choca con un objeto inamovible

– La única forma de vivir en este mundo es sin principios

– No hables como ellos no lo eres, aunque quisieras. Para ellos sólo eres un bicho raro, como yo. Ahora te necesitan, pero cuando no sea así, te marginarán como a un leproso. Mira su moralidad, su ética es una gran mentira y se olvidan a la primeras de cambio, sólo son tan buenos como el mundo les permite ser. Ya verás cuando las cosas se tuerzan, esos individuos civilizados se matarán entre ellos. Yo no soy un monstruo, sólo voy un paso por delante

-A veces, la verdad no es suficientemente buena. A veces, la gente merece más. A veces la gente merece ser premiada por su fe

– O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en el villano

– La noche es más oscura justo antes del amanecer. Os lo prometo. No tardará en amanecer

– Lo que no te mata, te hace diferente

– ¿Quieres saber por qué utilizo un cuchillo?Las pistolas son demasiado rápidas,no te dejan saborear..todas esas.. pequeñas…emociones.La gente cuando está apunto de morir,se muestra tal y como es.Así que en cierto modo yo llegué a conocer a tus amigos mejor que tú. ¿Te gustaría saber cuales eran cobardes?

– Tú creías que podíamos ser decentes en tiempos indecentes. Pero te equivocabas. El mundo es cruel, y la única ética en un mundo cruel, es el azar: Objetivo, imparcial… justo

– Instaura una pequeña anarquía, altera el orden establecido, y comenzará a reinar el caos. Soy un agente del caos. ¿Y sabes qué tiene el caos? Que es justo

– Hay personas que no buscan algo lógico, como por ejemplo el dinero. No se les puede comprar ni amenazar, ni se puede razonar o negociar con ellas. Algunas personas solo quieren ver arder el mundo

– La locura es como la gravedad, ¿sabes? Todo lo que hace falta es un pequeño empujón

– Él es el héroe que Gotham merece, pero no el que necesita ahora… así que lo perseguiremos… porque él puede soportarlo… porque él no es un héroe… el es un guardián silencioso, un protector observador… un caballero oscuro

 

Quiéreme si te atreves


– ¡Y por fin hubo que crecer! Cuando eres un crío eres tan ingenuo que crees que se crece poco a poco, ¡y una mierda! Es como un tortazo, ¡zas! como el golpe de la rama de un árbol cuando alguien camina delante de ti por el bosque

– Cállate, tápate los oídos fuerte fuerte fuerte muy fuerte ¿Oyes lo mucho que te quiero?

– ¿Un juego de idiotas? tal vez. Pero era nuestro juego

– Y ya está, así es como ganamos la partida. Juntos, y felices. Y ahí, sepultados bajo el hormigón, por fin pudimos compartir nuestro sueño de infancia: el sueño de un amor sin fin

– Hay dos o tres cosas que nunca me has pedido y lo lamento. Habría sido capaz.
– ¿Qué cosas?
– Comer hormigas, insultar a los parados que salen del Inem… amarte como loco.

– sólo es un intercambio dialéctico sobre el estado de tu corazón

– Los amigos son como las gafas: te hacen parecer inteligente pero se rallan enseguida y no veas si cansan…
Afortunadamente a veces uno encuentra gafas que molan
yo, tengo a Sophie.

– Mira al final no nos equivocamos. Tú has acabado siendo un auténtico tirano y yo un flan

– Los médicos son personas absurdas, llevan pantalones absurdos y dicen cosas absurdas.  ¿Qué van a saber ellos sobre mamás?

– No, no digas nada. Yo hablaré. ¿Me has echado de menos? Porque yo a ti mucho.
¿Eres un verdadero tirano sabes? Me cuesta estar enfadada contigo, pero esta te la guardo. No te hagas ilusiones…El problema es que si me dijeras “me encantas” no podría creérmelo. Julian, ya no se cuando es un juego y cuando es verdad. Estoy perdida. ¡Espera,espera! No he terminado. Dime que me quieres. Dímelo porque yo jamás me atreveré a decírtelo primero. Me daría miedo que pensaras que es un juego.  Sálvame, te lo suplico.

– ¡Qué imbécil! Fijaos en ese imbécil, sentado en su banco, fingiendo hacer muecas porque está echando bazo. ¡Todo excusas! ¿No sería mas sencilla como dice Edith Piaf en La Vie en Rose?  Tomarla entre tus brazos, hablarle al oído, decirle palabras  de amor, palabras normales y corrientes… y decirle que en cuanto la ves sientes latir tu corazón

– Que me perdonara seguro que fue uno de los retos más difíciles que jamás le lancé a Sophie, pero a Sophie nunca le gustó lo sencillo. Tardó un montón de tiempo, incluso demasiado, mientras tanto, los argumentos y el machaque de mi padre pudieron conmigo

– Felicidad en estado puro, brutal, natural, volcánico, que gozada, era lo mejor del mundo… Mejor que la droga, mejor que la heroína, mejor que la coca, chutes, porros, hachís, rallas, petas, hierba, marihuana, cannabis, canutos, anfetas, tripis, ácidos, lsd ,éxtasis… Mejor que el sexo, que una felación, que un 69, que una orgía, una paja, el sexo tántrico, el kamasutra, las bolas chinas… Mejor que la nocilla y los batidos de plátano… Mejor que la trilogía de George Lucas, que la serie completa de los Teleñecos, que el fin del Milenium… Mejor que los andares de Ally Mcbeal, Marilyn, la Pitufina, Lara Croft, Naomi Campbell y el lunar de Cindy Crawford… Mejor que el pequeño paso de Amstrong sobre la Luna, el Space Mountain, Papa Noel, la fortuna de Bill Gates, las malas experiencias cercanas a la muerte, la resurrección de Lázaro, todos los chutes de testosterona de Schwarzenegger, el colágenos de los labios de Pamela Anderson, mejor que los excesos de Morrinson… Mejor que la libertad… Mejor que la vida

– Aquella noche, Sofie y yo dormimos durante diez años, y por la mañana las cosas empezaron a ponerse serias

– Nunca hemos hablado del futuro tú y yo me refiero a nuestros futuros.
– ¿Nuestros futuros?
(Yo habría dicho inconscientemente nuestro futuro supongo que me conformaba con el presente…)
– Por cierto, hablamos del futuro una vez, y no nos equivocamos mucho, tú estás aprendiendo a ser un tirano y yo un flan.

 

Big Fish


– Fue aquella noche cuando Carl encontró su destino, y yo el mío… casi. Dicen que cuando conoces al amor de tu vida el tiempo se detiene… y es verdad. Lo que no dicen es que cuando se vuelve a poner en marcha, lo hace aún más rápidamente para recuperar lo perdido

– Hay momentos en la vida en el que un hombre razonable debe admitir que ha cometido un error terrible… lo cierto es que yo nunca fui un hombre razonable

– Un hombre cuenta sus historias tantas veces que al final él mismo se convierte en esas historias. Siguen viviendo cuando él ya no está. De esta forma, el hombre se hace inmortal

– Éramos como dos desconocidos, que se conocían muy bien

– El pez más grande es así porque no se deja pescar

– Hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco a zarpado, que solo un iluso seguiría insistiendo. Lo cierto es que yo siempre fuí un iluso

– Cuanto más difícil es hacer algo, mayor es la recompensa que te espera al final

– Muy propio de nosotros: No hablábamos de lo que no hablábamos.

– Acabo de ver a la mujer con la que me voy a casar. Lo malo es que se ha ido

– Para tu padre había dos mujeres en el mundo. Una de ellas era tu madre. La otra eran todas las demás.

–  Tengo el resto de mi vida para conocerte

– ¿Dices que no tengo un proyecto? ¡Si que tengo un proyecto!: Encontrarla y casarme con ella

– Te avergüenzas a ti mismo pero no te das cuenta

– Lo fascinante de los icebergs es que sólo ves el 10%, el otro 90% está bajo el agua y no lo ves.Y contigo es lo mismo papá, solo veo un trocito que sobresale por encima del agua

– No soy más que el contexto para tu gran aventura.

– No tienes, pero de lo que tienes tienes mucho

– Tú no me conoces, pero me llamo Edward Bloom, y te quiero. He pasado los últimos tres años trabajando para averiguar quién eres. Me han disparado, acuchillado y aplastado de vez en cuando… Me he roto las costillas dos veces… Pero todo ha valido la pena ahora que te tengo aquí delante y… por fin puedo hablarte… Porque estoy destinado a casarme contigo… Lo supe desde el primer momento cuando te vi en el circo y ahora lo sé aún con mas certeza. […] Hoy soy la persona más feliz del mundo

– Aquella noche llegué a dos conclusiones :

La primera fue que un camino peligroso lo es todavía más en la oscuridad.
La Segunda que estaba irremediable y desesperádamente perdido

 

 

 

 

Pearl Harbor


-Cada tarde contemplo la puesta de sol y recojo la última pizca de calor del día para que mi corazón te la envíe.

– Tierra de libertad, hogar de valientes

– Yo quería que tuviésemos un hogar y que envejeciéramos juntos, pero la vida no me preguntó qué quería, ahora voy a darle a Danny todo mi corazón, pero no volveré a ver un atardecer sin pensar en ti, te voy a querer toda mi vida…

– Si tuviera una noche más la querría pasar contigo

-No creo que pueda ver otra puesta de sol sin pensar en ti

-Un enemigo hábil ataca donde más seguro crees estar

– Un hombre brillante encontraría el modo de no hacer la guerra

– Eres tan hermosa que hasta causas dolor

– Lo único que me da miedo es que puedas quererle a él más que a mí.

– ¿Sabes por qué quiero tanto eso? Porque dicen que no lo puedo tener

El laberinto de la felicidad – Alex Rovira y Francesc Miralles


– Ésta es la historia de alguien que lo había perdido todo…

– Era una verdad más que simple, pero la había olvidado demasiadas veces en su vida. Soy lo que yo decido ser

– Es lo bueno del amor: da igual donde lo des, porque te será devuelto en todas partes.

– Muchas personas se han perdido en el Laberinto de la Felicidad porque han olvidado el arte de dar y recibir amor. Aquí les enseñamos a hacer un primer ingreso. El resto es fácil: sólo hay que practicar. Cada cual es un banco de amor. ¡No lo olvides!

+Pero ¿cómo funciona este banco?

– Gestiona un amor sin intereses, porque se da libremente sin esperar nada a cambio. Puedes ingresar sonrisas, abrazos, caricias, besos, mimos… Sea lo que sea lo que inviertas, siempre te saldrá a cuenta y multiplicarás su valor.También puedes realizar ingresos de mucho valor, pero sumamente discretos: en este banco se valora saber perdonar, callar a tiempo, agradecer los gestos de otros… El amor es una divisa que nunca pierde valor en la bolsa de la vida.

– En esta posada no hay sueños.Y los que no sueñan están muertos en vida. Recuérdelo, por favor.

– Había empezado a sospechar que en el Laberinto de la Felicidad el dinero no era especialmente útil.

– ¿Ves estos tres escalones? Son los mismos que tiene cada persona en su cabeza y hay que limpiarlos. El primero es la opinión que tenemos de los demás, que sólo sirve para crear prejuicios. El segundo es la opinión que creemos que los demás tienen de nosotros, que genera miedos, engaños y malentendidos. El tercero es la opinión que tenemos de nosotros mismos, que hace que nos miremos el ombligo e inventemos problemas. Conviene limpiar de vez en cuando las opiniones de estos tres escalones para lograr una vida auténtica y feliz

– Este viejo muro te ha enseñado algo muy importante para llegar al centro del Laberinto. La mayoría de obstáculos que encontramos en nuestro camino a la felicidad son imaginarios. Los creamos nosotros; es decir, son nuestros miedos.
Y ¿sabes por qué las personasnos creamos nuestros propios obstáculos? Yo te lo diré: porque nos da miedo llegar a los lugares que hemos soñado.

– Vemos la felicidad en lo que está lejos, pero en realidad la tenemos mucho más cerca de lo que imaginamos.

– La risa es algo muy serio, ¿sabes? Es el disolvente universal de las preocupaciones. Cada vez que ríes desaparece un problema de tu cabeza.

– Por muy pequeña que sea tu ventana, el cielo sigue siendo igual de grande.

– Nunca vivirás verdaderamente a no ser que encuentres el motivo por el que estás aquí, la razón por la que te levantas cada mañana. Ése es el sentido de la existencia y sólo tú puedes encontrarlo. ¿Para qué vives?

– En todas partes y en ninguna, porque la felicidad no es una meta, sino sólo un perfume.

– Que no sepas algo no significa que no exista

– Bajo nuestros miedos se encuentra el tesoro que andamos buscando.

– En ese minuto puedes conseguir que la persona se marche peor de lo que ha llegado si eres grosero. O bien puede irse igual que ha venido si lo tratas con indiferencia. Pero también tienes la oportunidad de que salga del café mejor de lo que ha entrado si le regalas un poco de amabilidad. ¡Éste ES justamente el SENTIDO DE LA VIDA!, Todos tenemos cada día decenas de pequeños y grandes contactos con los demás. Nuestro reto es conseguir el tercer resultado: que su vida sea un poco mejor después de estar con nosotros. ¡Ése es el desafío, el premio gordo de cada encuentro!

– La felicidad es elegir. Mejor dicho: es vivir sin miedo a elegir. Nos perdemos en el Laberinto cuando permitimos que elijan por nosotros. Porque uno es aquello que elige ser, pero también aquello que renuncia a ser. Ahora debes ir sola, Ariadna. El centro del Laberinto te espera sólo a ti.

– Ésta es la historia de alguien que lo había perdido todo y se encontró a sí mismo -su mayor tesoro- en el centro del Laberinto.

 

Querido John


–          Hay algo que quiero contarte. Después de recibir los disparos, ¿quieres saber lo primero que me vino a la cabeza antes de perder el conocimiento?  Monedas. Vuelvo a tener ocho años y estoy de visita en la casa de la moneda. Escucho  a alguien explicando como se fabrican las monedas, como se recortan de una plancha de metal como se cantean y viselan, como se acuñan y se pulen y como cada lote es minuciosamente examinado por si alguna se ha escapado con la más minima imperfección.

–          Ahora tengo dos pequeños agujeros en mi, ya no estoy en perfectas condiciones. Por eso hay algo más que quiero decirte, justo antes de que todo se volviera negro, quieres saber lo último que se me vino a la mente? Tú.

–          Esta noche aquí hay luna llena y eso me hace pensar en ti porque no importa que haga o donde esté, esta luna siempre será igual que la tuya, a medio mundo de ti.

–          Estamos aquí sentados comiendo, bebiendo y ninguno estamos diciendo realmente nada.

–          No sé en qué parte del mundo puedes estar John. Entiendo que hace mucho perdí el derecho a saber esas cosas, pero pasen los años que pasen, hay algo que tengo más claro que nunca, nos vemos pronto

–          Yo tenía un plan. Pero ahora ya no lo tengo. Y no sé qué hacer. No sé qué hacer! Sólo sé que quiero quedarme aquí. Sólo quiero estar aquí contigo el mayor tiempo que pueda. Tú eres lo único que me importa. Estoy intentando descubrir
qué hacer, pero no sé. No tengo la menor idea de cómo descubrirlo. Porque necesito que me lo digas. Necesito que me lo digas tú.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑