– Tengo muchos que me esperan fuera si la cosa va mal, pero nadie si la cosa va bien.

– Y es que hay veces que una pareja arrastra tanto que ni el amor es suficiente… Ni el amor es suficiente.

– Las casualidades son mi debilidad; son las únicas cosas de la vida que consiguen quebrantar mis reglas.

– Olvidar el olor por las prisas

–  Hacía muchos años que no necesitaba vivir el momento. Pero ahora me era imprescindible porque el momento no me aportaba nada de valor. En cambio, el futuro, el paso del tiempo, tenía la clave de todo y me devolvería mi propio yo sin dolor.

– Demostrar emociones que no sientes es algo muy rentable en este mundo. Aunque en aquel instante no le di ningún valor.

– que tenga un don no significa que lo utilice contigo. Jamás lo he hecho. A mí me emociona todo lo que tú haces, simplemente porque es parte de ti. Y tú eres lo más valioso de mi vida

– Lo mejor de recordar es que puedes regresar cuando lo deseas, nadie te puede robar o impedir eso.

– El Sr. Martín me dijo una vez en el hospital que amar era querer mucho. «Si quieres mucho, amas, es el grado superior, es automático, no busques más…»

En cambio George, mi inesperado compañero de barco a Capri, decía que amar era recordar que has querido y te han querido, pero siempre en pasado.

Para George… «Amar sólo se puede conjugar en pasado. Yo amé… Querer es el presente, amar el pasado.»

– Es mejor perderse de pequeño. Porque si te pierdes de pequeño…ya no te perderás de mayor

– Somos energía. Energía es lo que yo veo en todo este mundo. Energías que inundan cuando las ves, cuando las escuchas, cuando las quieres, cuando te diste cuenta de que las amabas. Energías que te permiten encontrar tus sendas. Las energías no se pueden fingir, son las que son. Te pueden ayudar a ver tu futuro o devolverte a tu niñez o a tu adolescencia. Yo busco energías. No me importa la edad, el sexo o el aspecto físico.

– Tras los cuerpos, tras las palabras, tras el amor, tras el deseo están esas energías poderosas

– Siempre he creído que en la vida hay personas que te alimentan, que te quieren y que necesitas de tal manera que cuando los pierdes nadie puede llenar ese vacío

– Lo miré y supe que existen instantes en la vida en los que hay que decir la verdad y otros en los que hay que mentir…

– Estar vivo es…dar vida. Dar vida a los que te rodean. Cualquier cosa que dé vida está viva, recuérdalo. Imagínate las vidas que han salvado esos faros, las vidas que han evitado que se hundan en la mar…

– Parar el mundo es decidir conscientemente que vas a salir de él para mejorarte y mejorarlo. Para poder moverte y moverlo mejor.

»En ese tiempo debes intentar que nadie ni nada te cree problemas.

»Alimentarte de buena literatura, de buen cine y, sobre todo, de la conversación de una única persona que te inspire en este mundo. Y luego el mundo te premia.

– Perder a alguien sin haber llegado a conocerlo te produce una impotencia tremenda.

– La felicidad no existe, sólo existe ser feliz cada día.

– A esas altas horas de la noche, en las que todo el mundo duerme, ellos están amando o gozando de conversaciones intensas… Y ese sentimiento y esas palabras cambian su vida.

– La gente tan sólo rompe a reír o a llorar, y que vale la pena hacerse añicos por esos dos sentimientos

– Lo primero, querer es siempre más valioso que que te quieran. Querer mueve y detiene mundos. Que te queiran si tú no quieres, te acaba aletargando. Lo segundo y más valioso para llevar tu vida adelante es que debes darte cuenta de que nos hemos pasado la vida desde pequeños respondiendo a la pregunta qué me gusta. qué me gusta de comida, de ropa, de juguetes, de estudios, de trabajo, de amistad, de amor, de sexo…y ese qué me gusta marca nuestro mundo. Da la sensacion de que si nos gusta algo es un indicador de un rumbo o un deseo, y debes saber que no.  Lo que nos gusta no es nuestro camino, ni tampoco lo que no nos gusta. A veces el rumbo puede estar en lo que nos provoca indiferencia, en aquello que no nos apasiona ni aborrecemos.

»Entiende esto… Has de confiar en ti, no en lo que crees que te gusta a ti… La senda no la marca lo que te gusta a ti, sino que la marcas tú…

 

Anuncios